Lesiones de los meniscos

Aspectos generales


La importancia de las lesiones meniscales meniscales radica en:

  • su frecuencia ya que son numerosas en los deportes,
  • sus efectos invalidantes,


Morfología y función, de los meniscos.
 

Los meniscos son estructuras fibrocartilaginosas colocadas a un lado y a otro de la espina de la tibia (menisco medial y menisco lateral). Son triangulares a la sección, a modo de cufias interpuestas en la articulación.

Su borde de implantación se continúa con la cápsula articular, recibiendo el nombre de paramenisco. Presentan una zona central avascular una periférica que recibe vascularización de los vasos provenientes de la cápsula. De modo, que una desinserción a este nivel puede cicatrizar, gracias al paramenisco que le provee de vasos, y será dolorosa, gracias a las fibras nerviosas amielinicas de la sinovial.


El menisco medial (interno) esta íntimamente adherido a la porción profunda del ligamento colateral medial, mientras que el menisco lateral esta laxo con respecto al ligamento, ya que este se va a insertar en la cabeza del peroné.


La clínica de la rotura del menisco medial es más expresiva, que la del menisco lateral. Esto es debido a que los últimos grados de la extensión van acompañados de una rotación externa ("autoatornillamiento" de la rodilla), esto es debido a que el cóndilo femoral medial es más largo que el lateral, de modo que cuando este acaba de rotar en la extensión el medial sigue haciéndolo, lo que provoca esa rotación externa. Luego el movimiento de flexoextensión discurre más en la vertiente medial que en la lateral, de ahí que su patología sea clínicamente más expresiva.


Comportamiento de los meniscos en los distintos movimientos: En la extensión y en la flexión los meniscos siguen a los cóndilos "como la zapatilla, sigue al pie".

  • En la extensión, los meniscos se desplazan hacia delante.
  • En la flexión. los meniscos se desplazan hacia atrás, requeridos por el ligamento arcuatum y el fascículo ligamentoso del músculo semimembranoso.
  • La rotación se realiza entre la cara inferior del menisco y la cara superior de la tibia. De manera que cuando este movimiento no se pueda realizar se deberá a una lesión en la cara inferior del menisco.
     

Hay que tener en cuenta que los meniscos son estructuras fibrocartilaginosas, por tanto carecerán de vasos y nervios Esto indica que no pueden cicatrizar (no hay vasos), solo se podrá rellenar la lesión con tejido fibroso; y no dolerán (no hay nervios); el dolor que aparece en las lesiones meniscales, es consecuencia de los trastornos que esta lesión provoca en la biomecánica de la rodilla.


Las función de los meniscos son: amortiguador entre los huesos para proteger la articulación, aumentar la superficie de contacto articular, dar congruencia articular entre la tibia y el fémur, el menisco también sirve como sistema de absorción de impactos (como un cojinete de reparto de cargas), ayuda a lubricar la articulación y limita la flexión y extensión de la articulación estabilizándola.



Morfología meniscal
 

En la cara superior de la tibia hay una eminencia con dos púas, es la denominada eminencia intercondilea o espina de la tibia. A ambos lados de ella se encuentran los dos meniscos:

  1. El menisco medial, tiene forma de "C" mal dibujada (más ancha por detrás que por delante) y se inserta por delante en la porción anterior de la espina tibial, concretamente, por delante de la inserción del ligamento cruzado anterior en la base de la espina de la tibia, en su porción central, se encuentra unida a la porción profunda del ligamento colateral medial, llamada ligamento capsular.
  2. El menisco lateral, tiene forma de "0” incompleta y es pues más cerrado y redondo. Hay unos ligamentos que salen de la porción posterior del menisco y van, uno por delante y otro por detrás del ligamento cruzado posterior; son los denominados ligamento de Humphey , por delante del ligamento cruzado posterior y ligamento de Wisberg , por detrás del ligamento cruzado posterior. Como esta más distanciado que el menisco medial del ligamento colateral, el menisco lateral tendrá más libertad de movimientos.

 

*
Anatomía de los meniscos vistos por su cara superior. El interno tiene forma de C y su segmento anterior es estrecho y el posterior más ancho. El externo tiene forma de O, y la anchura es uniforme en ambos segmentos anterior y posterior.


LESIONES MENISCALES
 

Rotura en asa de cubo  rotura en lengüeta

  • Lesiones del menisco Medial

Tenemos que diferenciar:

Lesiones meniscales en jóvenes; es propio de atletas y deportistas, esto es, en edades en las que el menisco es un fibrocartílago hialino, con condrocitos jóvenes. Se tratará pues de un traumatismo sobre un menisco previamente sano.
Lesiones meniscales, en sujetos de más edad serán meniscos con procesos degenerativos previos (más pobre en agua intercelular, más pobre en condrocitos y más rico en fibras colágenas). Para romperse solo necesita de un traumatismo mínimo, que da muy poca sintomatología, con una molestia permanente, que suele obligar a los pacientes a tomar grandes dosis de antiinflamatorios. El menisco suele romperse por la parte más afectada que suele ser la porción posterior de la cara inferior del menisco medial. Es una de las causas más frecuentes de dolor en la rodilla, sobre todo en mujeres, y aunque casi todos los libros describen las lesiones meniscales de los deportistas como lesiones típicas, son más frecuentes las lesiones en meniscos degenerativos.
Un tercer grupo, que no esta incluido entre los anteriores, ya que no asienta sobre un menisco sano, pero cabria englobarlo como tal, nos referimos a las lesiones meniscales de los mineros en los que el menisco medial presenta microtraumas, debido a la postura en que trabajan (rodilla en flexión continua). La rotura se produce al extender la rodilla sin rotarla externamente (el pie queda fijo al suelo).

 

Mecanismo de producción de la rotura traumática
 

En meniscos previamente sanos: Se da en futbolistas mineros o tapiceros, que son personas que trabajan con la rodilla en máxima flexión, lo que provoca microtraumas continuos en los meniscos; el principal mecanismo de producción es que se produzca una incoordinación entre el movimiento de flexoextensión y el de rotación, así por ejemplo tenemos el futbolista con la pierna fija al suelo (por los tacos de la bota) y en flexión, de modo que el menisco se encuentra atrás y pinzado. Si en un momento se extiende la pierna, no podrá rotarla (por estar el pie fijo al suelo, por lo que el menisco no puede acompañar al movimiento y aparecerá una compresión, se romperá el menisco en su cara posterior; o bien, una distracción, una desinserción del menisco en su base (lesión del paramenisco).

Si se produce una compresión, se produce una rotura o hendidura vertical más o menos oblicua, que comienza en el cuerno posterior del menisco medial. Esta lesión puede progresar poco a poco hacia delante cuando llegue al ligamento colateral, va a desprenderse una zona del menisco, que puede desplazarse al centro de la articulación, que puede estar libre o unida por los cabos. A este tipo de rotura se le denomina "rotura en asa de cubo", esta asa se interpone si se levanta, produciendo un bloqueo de la rodilla (imposibilidad'' brusca de flexionar o extender la rodilla, quedando esta fija en una posición ligeramente flexionada).

Si se produce una distracción, la lesión se produce a nivel del paramenisco, por lo que será una lesión dolorosa y con posibilidad de cicatrización.

En meniscos previamente degenerados. Aquí la rotura será horizontal; estos meniscos tienen menos elasticidad que los meniscos sanos, de forma que un simple movimiento, puede producir el fallo del control del ligamento cruzado anterior y del músculo cuadriceps, que lo tutelan, apareciendo una rotura del menisco por un fenómeno de cizallamiento. Es típico la rotura en la cama, al darse la vuelta, se extiende la rodilla, y se apoya el peso de la pierna para dar la vuelta; esto hace que el pie quede fijo y, por tanto la rodilla no pueda rotar, lo que hace que se rompa el menisco. Esta rotura horizontal comienza en el cuerno posterior del menisco medial y en su cara inferior (la que se articula con la tibia), pero más tarde puede ir progresando hasta formar una lengüeta inferior, que a la sección se verá a nivel del cuerno posterior. Hemos de reiterar que este tipo de lesión (roturas meniscales en meniscos degenerados) es mucho más frecuente que las roturas meniscales de los atletas, y se da con más frecuencia en mujeres maduras.

 

  • Lesiones del menisco lateral

Se trata de un menisco más móvil, que el menisco medial, de ahí que los fenómenos de compresión y pellizcamiento (que provocan lesiones o roturas longitudinales en el menisco medial) sean aquí más raros. Sin embargo, si que podemos encontrar fenómenos de distensión del paramenisco lateral, dando una patología parameniscal propia, que puede ser respuesta a una serie de rnicrotraumas reiterados, o bien deberse a un traumatismo directo sobre el paramenisco. En ambos casos el paramenisco puede dar lugar a un proceso fibroso conjuntivo cicatricial, convirtiéndolo en una estructura retraída y más firme, que sujetará al menisco, como si fuera el medial, o bien, un proceso multiplicativo, que será el responsable de la formación del denominado "quiste del paramenisco", que es una cavidad rellena por tejido mucilaginoso y con una capsula de revestimiento. Se observa como una tumoración en la vertiente lateral de la interlinea articular, concretamente por delante del ligamento colateral y por debajo de la cintilla ileopectinea, que aparece con la rodilla en extensión y desaparece cuando está en flexión, (el menisco se ve desplazado hacia detrás por lo que se esconde el quiste). Puede ser que el quiste del parara menisco sea una lesión única, pero actúa fijando el menisco lateral haciéndolo mas propenso a una lesión.

La rotura del menisco lateral es una rotura típica que adopta, una morfología en "pico de loro". Se trata de una rotura horizontal, pero como este menisco es más alto que el medial, no habrá una rotura, si no dos, quedando una lengüeta central intermedia.

En la flexo-extensión, el fragmento superior sigue al fémur, y el fragmento inferior sigue a la tibia, de modo que la lengüeta central se sale y hace prominencia, que a la sección da una imagen de "pico de loro". Como la lesión se produce en el tercio medio del cuerno posterior del menisco lateral, la clínica será muy inexpresiva y habrá pocas crisis de enclavamiento.

Para que nos hagamos una idea de la frecuencia de las roturas de los meniscos diremos que en jóvenes, por cada lesión del menisco lateral, aparecen cinco del menisco medial. En viejos aparecen diez lesiones del menisco medial por cada una del menisco lateral.

 

*

  • Malformaciones congénitas del menisco

La más importante es el MENISCO DISCOIDEO : es una superficie extensa que rellena por completo el perfil de la tibia con el fémur.

El menisco discoideo es una variante anatómica que afecta sobre todo al menisco lateral. Raramente, también afecta al lado medial.

Hasta el año 1948 se creía que el menisco discoideo era un menisco involutivo, propio de niños recién nacidos. Pero- KAPLAN, dudando de esta hipótesis, se dedico al estudio de los meniscos en los niños recién nacidos, demostrando que eran iguales a los del adulto.

Posteriormente se dijo que el menisco era un disco que, durante la etapa fetal, reabsorbería su porción central, dando lugar al menisco definitivo. Y lógicamente pensaron que el menisco discoideo seria consecuencia de la no reabsorción de su porción central, de ahí que lo denominasen menisco no evolutivo.

Pero hoy se sabe que el menisco discoideo es una malformación congénita y no una persistencia de una estructura fetal.
La expresión clínica del menisco discoideo radica en:

    - suelen ser niños de 6-7 años, en los que aparece un crujido por resalte al realizar la flexo-extensión.

    - al ser muy grueso, es propenso a roturas en su espesor, dando roturas transversas, horizontales, e incluso roturas en pico de loro.

Se ha clasificado el Menisco Discoideo en tres grados:

  • GRADO I O MENISCO PRIMITIVO

    Es un menisco muy ancho e irregular. Tiene la particularidad de ser más alto en la porción medial que en la lateral :

    Puede ser causa de resalte como es más alto por la parte medial que la lateral, al realizar la flexo-extensión el cóndilo del femar puede saltar y dar un resalte.

  • GRADO II ó MENISCO INFANTIL

    Se le denomino así porque se creía que era el menisco propio do recién nacido, Presenta las siguientes características:

    - de perfil, es más afilado en la porción medial que en un menisco medial.
    - a la sección, presenta una proliferación central.

    Como es más ancho, suele dar roturas "en pico de loro",

 

  • GRADO III o MENISCO INTERMEDIO

Como su nombre indica es una situación intermedia entre el menisco normal y el menisco discoideo, esto es, conserva una morfología normal, pero es más grueso y más ancho.

 

menisco discoideo * Clasificación de Watanabe

Clasificación de Watanabe: el menisco discoideo lo clasifica en: completo, incompleto y tipo ligamento  de Wrisberg. El menisco discoideo completo e  incompleto varían en su grado de cobertura de la meseta tibial. El tipo ligamento de Wrisberg es bastante normal en su forma, pero no hay ligamento coronario posterior . En su lugar, el menisco lateral se fija  al ligamento menisco-femoral de Wrisberg.

El menisco discoideo lateral es, generalmente asintomático. En los tipos completos e incompletos, el menisco suelen volverse, generalmente en sintomáticos cuando cuando ocurre una rotura meniscal. Por lo tanto, los signos y los síntomas de la patología son más el reflejo de una rotura meniscal. El menisco discoideo entonces se identifica con artroscopia.

El síndrome de la rodilla en resorte se asocia generalmente a la variante de ligamento Wrisberg . El movimiento anormal del menisco resulta de la carencia de la inserción capsular posterior. La subluxación del menisco con los movimientos de flexión y extensión da lugar a una sensación de resorte la línea articular.

El tratamiento de menisco discoideo depende de el tipo y si hay o no una rotura. Si se descubre un menisco discoideo  sin evidencia de rotura, se considera un hallazgo casual y no se trata. Si hay rotura asociada a un menisco discoideo completo o incompleto, entonces se realiza una  meniscectomía parcial como técnica de saucerizacion. La meta debe ser el  resecar bastante tejido para dar lugar a un  borde bien contorneado, y estable de 6-milímetros de espesor. Para la variante del ligamento de Wrisberg, el tratamiento tradicional ha sido la meniscectomía total . Más recientemente, se han desarrollado técnicas  para reducir el menisco y lo repara proporcionando un agarre posterior.


CLÍNICA DE LAS LESIONES MENISCALES


A) Niños con menisco discoideo

Presentan :

viñeta

Crujido a la flexo-extensión en ambas rodillas.

viñeta

Resalte del cóndilo femoral a la flexo-extensión. Este signo no es
patognomónico del menisco discoideo, ya que también puede darse por laxitud ligamentosa, por una ligera subluxación patelo-femoral.

viñeta

Por otras patologías, como la exostosis en la cara infero-medial del fémur, sobre la que puede saltar los tendones de la pata de ganso.

Pueden presentar bloqueos que son debidos a que el cóndilo del fémur resalte por completo (por encima del menisco discoideo), o bien que se desplace el menisco discoideo. Hemos de tener bien claro que en el niño nunca habrá roturas de menisco. Si hay bloqueo el diagnostico de menisco discoideo es seguro.

B) En atletas o futbolistas jóvenes

La anamnesis es muy clara; refiere la lesión un hecho concreto: jugando al fútbol, al tratar de volverse se le quedo "'enganchada"
la rodilla, noto un crujido; la rodilla le falla y tiene que dejar de jugar; marcha cojeando a su casa, se mete en la cama y nota que
a las 24 horas no aparece el hidrartros. Esta anamnesis ya nos permite diferenciarla de otras lesiones, así si se le hubiese roto un ligamento o hubiese tenido una fractura osteocondral, el hemartros e hidrartros seria instantáneo. Para explorarlo se busca el signo de "peloteo rotuliano".

Según el tipo de lesión tendremos:

viñeta

si es una desinserción, nota una sensación de bloqueo, pero el menisco vuelve luego a su sitio y cura solo (ya vimos que el paramenisco tenia capacidad de cicatrizar). En este caso no hace falta intervenir.

viñeta

si la rotura es de cuerno posterior, no llega a tener bloqueo. Al
cabo de unos días vuelve a jugar, pero nota que la rodilla "ya no
es la misma".

viñeta

si la rotura va más lejos tendrá

Dolor, que se produce siempre en la interlinea articular (para saber que estamos en ella debemos palpar el pico de la rotula y se sigue a un lado y a otro), a nivel del ligamento colateral me dial o en su proximidad. Esto es debido a que la base de inserción del paramenisco en la porción profunda del ligamento colateral está a nivel de la interlinea articular. Este dolor puede ser debido a la desinserción del paramenisco o a la tracción del mismo; o bien, por la formación de un pequeño hidrartros (por irritación de la sinovial, y es siempre tardío 24-48 horas después de la lesión). Da sensación de pesadez en la rodilla (ya que nunca dará un hidrartros sensación de dolor, sino que solo la da el hemartros). Este hidrartros se forma durante la jornada y se reabsorbe durante la noche, lo que explica que se siente la rodilla más pesada antes de acostarse que por las mañanas al levantarse. El dolor provoca una atrofia refleja del músculo cuadríceps, pero no es muy evidente.

Bloqueo que es la imposibilidad brusca de extender la rodilla
quedando esta ligeramente flexionada. Es debido a que el cóndilo penetra en la brecha, o bien, que una porción del menisco se desplace madialmente en "asa de cubo" y quede el cóndilo "cazado." como un cepo.

Este bloqueo tiene dos características propias: no es casual ya que siempre es debido á un movimiento brusco; y el paciente no es capaz de  resolvérselo él mismo (el bloqueo producido por un cuerpo libre intraarticular si que es capaz de resolvérselo). Para resolvérselo obliga a una anestesia general y a una manipulación del ortopeda.

Fallos, denominación original es "giving way" ; cuando al ir andando, la rodilla falla, se va en flexión y es preciso ayudarse con las roanos o con la otra pierna para, no perder el equilibrio. Será pues una insuficiencia del aparato extensor, quedando la rodilla flexionada. Es pues, la claudicación dolorosa de la rodilla que aparece siempre tras un movimiento.

Crujidos, el paciente cuenta su aparición de una forma especifica, los crujidos aparecen espontáneamente y esporádicamente (no de forma continua, como aparecen en el menisco discoideo) y son debidos al fugaz cabalgamiento del cóndilo sobre el área fisurada en las roturas longitudinales, Cuando llevamos la rodilla en una hiperflexión forzada y, luego, extendemos la pierna, oiremos un crujido con sensación de resalte, que a veces da dolor.


C) Señora con rotura transversal degenerativa
 

Se caracteriza por:
 

viñeta

un mecanismo de producción trivial (lo.sabremos por anamnesis): al levantarse de una silla, al arrodillarse e intentar luego levantarse, al volverse a coger algo, en la cama al revolverse...

viñeta

dolores intermitentes en la rodilla; le suele doler al subir esescaleras (al poner la rodilla en flexión). Si se tratase de una lesión del aparato extensor se quejaría al bajar as escaleras (extensión.

viñeta

rodilla cansada y falta de fuerzas al final de la tarde.

viñeta

dolor en la región postero-medial (por lesión del cuerno posterior).


EXPLORACIÓN DE LAS LESIONES MENISCALES


Como vimos, uno de los signos más importantes de las lesiones meniscales, sobre todo en los atletas, es el BLOQUEO de la rodilla afecta. Cuando es debido a una rotura en "asa de cubo", en la que el cóndilo
femoral queda enganchado en la brecha meniscal, al bloqueo será completo esto es, no podremos flexionar ni extender pasivamente la rodilla. Mientras que cuando el bloqueo es incompleto, podremos flexionar la rodilla pero no podremos extenderla completamente. Esto es debido a que, al estar roto el menisco, no se podrá realizar la rotación externa, que es necesaria para la hiperextensión. Para saber si esta hiperextensión es
forzada o no recurriremos al signo de HELFET: en una rodilla sana, en la flexión, el pico da la rotula esta en línea con la tuberosidad anterior de la tibia, Al realizar la extensión, como se acompaña de rotación externa, se lateralizará la tuberosidad anterior da la tibia con respecto al pico de la rotula (signo de Helfet negativo). Si hay un bloqueo incompleto, al realizar pasivamente la extensión, como aquí no puede rotar externamente el pico de la rotula y la tuberosidad anterior de la tibia siguen todavía en línea (signo de Helfet positivo).

a) exploración del menisco medial

  • Maniobras para provocar dolor:

    • palpar la interlinea articular con la rodilla en flexión (dolerá), al extender la rodilla aumentará el dolor, debido a que el menisco, que se desplaza hacia delante por la extensión choca con el dedo.

    • también aumentará el dolor con la hiperflexión, ya que se desplazan los meniscos hacia detrás y queda pellizcado entre el cóndilo y la tibia.

    • al llevar la rodilla en varo aumentará el dolor. Es un signo poco valioso, pero nos sirve para diferenciarlo de las lesiones ligamentosas: en las lesiones ligamentosas aumenta el dolor por la distensión, mientras que en las lesiones meniscales aumenta el dolor por la compresión, por eso, al aumentar el varo se trata de pellizcar al menisco.

     

  • Maniobras para provocar crujidos meniscales

  • Signo de FOUNIE : se coloca la rodilla en flexión media y se lleva el pie en rotación interna, (el talón mira hacia el menisco opuesto), de tal forma que la tibia emigra hacia delante y el menisco se desplaza hacia detrás y hacia dentro. Por ello, al rotar-ligeramente la rodilla provocaremos crujidos.

  • Signo de McMURRAY : es el más importante. Se coloca la rodilla en hiperflexión (el menisco se desplaza hacia detrás, quedando el cuerno posterior entre el cóndilo y la plataforma tibial) y el talón mirando en la misma dirección del menisco (rotación externa, del pie). Al pasar de hiperflexión a flexión, notaremos un crujido que se acompaña de dolor: si aparece cuando aún hemos "deflexionado" poco, la lesión estará en el cuerno posterior del menisco medial. Si tarda más en aparecer, la lesión estará en la porción media del menisco medial.

  • Siglo de APLEY: se realiza con el sujeto en decúbito prono, con la rodilla flexionada 90 grados y una rotación interna del pie. Al aumentar la flexión provocaremos un crujido y dolor.

    En todos estos signos, no se les debe quitar el zapato al paciente, ya que nos sirve de brazo de palanca para la rotación interna del pie. Si quitásemos el zapato, el tobillo podría amortiguar la rotación del pie.

b) Exploración del menisco lateral

  • Signo de FOUNIE: igual que el anterior, pero con la salvedad de que
    el pie debe estar en rotación externa (el talón mirará hacía el menisco medial).

  • Signo de McMURRAY: el pie estará rotado internamente (el talón, mirará hacia fuera).

  • Signo del Poplíteo: la rodilla esta flexionada y con el pie cruzado en la otra rodilla, de manera que cabra la punta del dedo en la vertiente lateral de la interlinea (en el hiato poplíteo). Al extender la rodilla» se mete más el dedo en la interlinea, llegando a tocar el menisco lateral, por lo que aumentara el dolor.
    El signo de McMURRAY, pone de manifiesto las lesiones meniscales más frecuentes: las roturas transversas del menisco medial, en las que al realizar esta maniobra aparece dolor y sensación audible de "pisamiento de arena", que es una crepitación similar a la que se produce al pisar la arena. Es debida al desplazamiento entre los fragmentos del menisco roto.

c) exploración radiográfica

- La radiografía simple de la rodilla no sirve, para casi nada, ya que los
meniscos son estructuras radio traslúcidas. Solo servirá cuando haya
calcificaciones meniscales, que solo se dan en raras afecciones.

- La NEUMOARTROGRAFÍA, consiste en inyectar aire dentro de la articulación, de modo que se extiende a toda la cavidad articular y nos dará los contornos de los meniscos, las superficies óseas, y los ligamentos cruzados. Aunque puede hacerse solo con aire, se
suele inyectar aire y una solución de contraste iodado, que permitirá ver el perfil interno del menisco en el caso de que haya una rotura. Así, si el aire penetra en la fisura se podría ver, pero es necesario que el rayo incida perpendicularmente a ella; por esto se realizan diversas proyecciones: 4 proyecciones oblicuas mediales y 4 proyecciones oblicuas laterales.
Presenta dos inconvenientes: Hay peligro de infección (Artritis) y no sirve para las roturas transversales, ya que están en la cara inferior del menisco, pero si que es útil para reconocer los cambios típicos de los meniscos degenerativos: así cuando una. señora, hace una, meniscopatía degenerativa su menisco se vuelve fibrocartilaginoso (disminuye su hidratación), por lo que disminuya el espesor del menisco medial, dando una imagen de pinzamiento articular (disminuye la anchura interarticular)
asintomático y unilateral. También habrá una respuesta osteofitaria, que dará lugar a la formación de osteofitos por debajo del menisco.

- La resonancia magnética ha superado con creces a la prueba anterior por su especificidad y sensibilidad.

Es una técnica que permite visualizar los diferentes tejidos que constituyen la rodilla (hueso, cartílago, ligamento, meniscos...) con nitidez y sin que el paciente se someta a radiaciones.

Los trastornos degenerativos y patológicos del menisco, son demostrados con la RM, mediante signos de intensidad anormal en el substrato del fibrocartílago, o en la distorsión de su configuración triangular o separación periférica de su cápsula. Se ha especificado un sistema de graduación de I al III para estos signos anormales, correlacionado con cambios histológicos.

Iº Degeneración zonal pequeña.
IIº Degeneración difusa, mayor junto a la cápsula.
IIIº Ruptura, alteración de los lados del triángulo.

Las zonas de ruptura se ven más claras cuando están separadas y les entra líquido. Las rupturas verticales usualmente son por trauma y afectan más al menisco medial, las rupturas horizontales son de naturaleza degenerativa, que junto a los quistes meniscales afectan más al menisco lateral. El quiste meniscal es mejor visto en el plano coronal, usualmente en el compartimiento antero externo. La imagen sagital lo muestra como una “rueda” delante del cuerno anterior.
 

- La ARTR0SCOPIA diagnóstica-quirúrgica es otra prueba par los casos de duda.

TRATAMIENTO DE LAS LESIONES MENISCALES


" los vamos a encontrar ante tres situaciones distintas ¡
- Enfermo que nos vien© con la rodilla bloqueada (el paciente no se la
puede desbloquear por Hianipulacion); se debe proceder* a desbloquear¬
la mediante i
. manipulación bajo anestesia,
. por unst intervención quirúrgica.
- Enfermo que viene por una meniscopatia degenerativa.
- Enfermo que presenta repetidas crisis de bloqueos.
 

El tratamiento inicial de un menisco roto se dirige a reducir el dolor e inflamación de la rodilla.

Se puede recomendar la deambulación con muletas durante algunos días para mantener la rodilla en reposo y la aplique hielo para reducir el dolor y la hinchazón.

Si la rodilla está bloqueada y no se puede desbloquear, puede estar indicada la cirugía precoz para retirar la porción desgarrada y atrapada en la articulación.

Una vez que se rompe el menisco, lo más probable es que no pueda cicatrizar por sí solo. Si los síntomas persisten, la cirugía puede estar indicada bien para extirpar la parte desgarrada del menisco o bien para repararlo. Hoy día la mayor parte de la cirugía meniscal se hace mediante artroscopia. Se realizan pequeñas incisiones en la rodilla para permitir la inserción de una pequeña cámara de televisión dentro de la articulación. A través de otra pequeña incisión, se introducen instrumentos especiales para retirar la porción dañada del menisco a la vez que se visualiza por el artroscopio lo que se va haciendo.

En ciertos casos los desgarros meniscales pueden repararse. El artroscopio se usa para ver el menisco roto; después se colocan suturas en el mismo para repararlo. La reconstrucción del menisco no es posible en todos los casos: los pacientes jóvenes con roturas meniscales recientes son los candidatos ideales para la reparación, mientras que las roturas degenerativas en pacientes de edad generalmente se consideran irreparables.