Trastornos neurológicos del pie

*

Síndrome del túnel tarsiano

*

Síndrome del túnel tarsiano anterior

*

Neuroma interdigital (Neuroma de Morton)


Síndrome del túnel tarsiano

Definición

Se conoce como túnel del tarso al sitio localizado en la parte interna del tobillo, posterior e inferior al maléolo medial, por donde pasa el nervio tibial posterior, la arteria y la vena y los tendones flexores. El síndrome del túnel tarsiano se refiere a la compresión del nervio en el interior de este canal, pero el término se ha aplicado de manera poco estricta a la neuralgia del nervio tibial posterior de diferentes causas.

Anatomía

En el tobillo el nervio tibial posterior pasa a través de un canal osteofibroso bajo el retináculo flexor (ligamento lacinado). Este techo fibroso no distensible se extiende desde el maléolo interno, en los sentidos posterior e inferior, hasta el lado interno de la tuberosidad del calcáneo y mide entre 2,5 y 3 cm de ancho, con bordes indefinidos. Su borde proximal continúa con la fascia profunda que cubre la pantorrilla; en el plano distal, su borde anterior continúa con la fascia profunda de la mitad interna de la planta. Desde este techo fibroso se proyectan tabiques hasta el calcáneo, que separan los tendones del tibial posterior, el flexor largo de los dedos del pie y el flexor largo del dedo gordo. Entre estos últimos dos tendones, el nervio tibial, la arteria tibial posterior y las venas satélite atraviesan el "túnel tarsiano".

*

A nivel del túnel, el nervio tibial posterior y se divide en los nervios plantares interno y externo, y además del nervio alberga a la arteria y vena tibiales posteriores y a los tendones flexores plantares del pie (flexor largo de los dedos, tibial posterior y flexor largo del primer dedo).

Causas

El nervio tibial puede ser comprimido por presión fuera o dentro de este túnel.

viñeta

Comprensión desde fuera del túnel:

viñeta

fragmentos óseos secundarios a fracturas desplazadas del extremo distal de la tibia, el astrágalo o el calcáneo,

viñeta

tenosinovitis o gangliones de una vaina tendinosa adyacente,

viñeta

invasión de hueso y partes blandas en caso de artritis reumatoidea o espondilitis anquilosante

viñeta

alteraciones anatómicas, como el valgo del retropié (la tensión del nervio aumenta con la dorsiflexión y eversión del pie)

viñeta

Compresión del nervio tibial desde dentro del túnel:

viñeta

varicosidades,

viñeta

tumor nervioso (neurilemoma)

viñeta

fibrosis perineural

viñeta

lipoma

viñeta

exostosis

Manifestaciones clínicas y diagnóstico

El síndrome del canal del tarso o tarsiano se caracteriza por:

viñeta

Dolor y parestesias en la cara plantar del pie e irradiado hacia los dedos o hacia la parte distal de la cara interna de la pantorrilla, entumecimiento, pinchazos o sensación de quemazón de intensidad variable, que dificultan la marcha y que típicamente empeoran en la noche o cuando el talón se coloca en extremos de dorsiflexión

viñeta

Disminución del control de la flexión plantar y dorsal de los dedos, con la consiguiente dificultad de separación de los mismos, consecuencia, por lo general, de la compresión del nervio tibial posterior o de alguna de sus ramas terminales (nervio plantar interno, nervio plantar externo y nervio calcáneo interno).

viñeta

Atrofia de los músculos intrínsecos del pie que puede originar un aumento del puente plantar (pie cavo). Podría provocar dedos en garra en forma secundaria.

viñeta

Maniobra de Tinel positiva.

viñeta

La compresión manual durante 30 segundos puede reproducir los síntomas.

viñeta

Es recomendable realizar también el test de discriminación de dos puntos en los lados mediales y laterales de ambos pies. Si la discriminación de dos puntos se encuentra aumentada en uno de los lados del pie, esto indicaría que rama del nervio plantar se encuentra comprimida.

viñeta

Electromiograma y velocidad de conducción nerviosa. Aparecen alteraciones en el 80% de los casos. De todas formas hace falta un explorador experimentado. la clínica es lo que manda a la hora de tomar una decisión.

viñeta

Resonancia Magnética. Útil para identificar gangliones o masas intrínsecas en el sitio específico de la compresión

Tratamiento

viñeta

Conservador: El tratamiento conservador puede consistir en antiinflamatorios o en la elevación temporal del tacón del calzado o en infiltraciones locales o en varios de ellos combinados, según la causa desencadenante.

viñeta

Quirúrgico: La descompresión está indicada para aquellos casos confirmados. El nervio tibial y sus ramas deben ser expuestas con meticulosidad y desalojadas. Hay que recordar que el retináculo flexor es un engrosamiento fibroso de la fascia profunda de recubrimiento proximal de la pantorrilla. La liberación debe incluir la incisión de 1 a 2 cm de la fascia profunda por arriba del borde proximal del retináculo flexor, además de seguir los nervios plantares interno y externo, por debajo del abductor del dedo gordo, dado que una o ambas de estas ramas pueden atravesar los cabestrillos fasciales cuando ingresan en la superficie plantar del pie. Si hay un pie plano asociado se debe seguir el nervio plantar interno por debajo del nivel de la tuberosidad escafoidea, para verificar que esta rama no esté comprimida por el ligamento calcaneoescafoideo o los tendones del flexor largo del dedo gordo y el flexor largo de los dedos del pie, cuando cruzan. Esto significa que se debe liberar parte del origen de abductor del dedo gordo y retraer este músculo en sentido plantar.
Los resultados no son tan satisfactorios como en otros síndromes compresivos.


Síndrome del túnel tarsiano anterior


El síndrome del túnel tarsiano anterior consiste en atrapamiento del nervio peroneo profundo por debajo del retináculo extensor inferior. Tanto los tratamientos quirúrgicos (descompresión y neurólisis del nervio peroneo profundo, distal a la articulación de tobillo) como los conservadores (infiltración de esteroides o inmovilización, o ambos) han sido exitosos.

Tunel tarsiano anterior

Manifestaciones clínicas

viñeta

Disestesias en el primer espacio interdigital y los lados yuxtapuestos de los dedos adyacentes.

viñeta

Disminución de la sensibilidad epicrítica en el primer espacio interdigital.

viñeta

Signo de Tinel positivo en ocasiones (no siempre) sobre el nervio peroneo profundo, por debajo del retináculo extensor.

viñeta

Probable atrofia del músculo extensor corto de los dedos del pie.

viñeta

También puede haber disestesias que se irradian de manera proximal hacia el compartimiento anterior de la pierna.

viñeta

El electromiograma puede ser positivo.

Tratamiento

 Se debe intentar el tratamiento no quirúrgico con medidas similares al caso anterior.

En caso de que no se consiga mejoría se recurre al tratamiento quirúrgico. Las ramas sensitivas del nervio peroneo superficial serían vulnerables en el extremo distal de la liberación o la neurólisis, y el nervio peroneo profundo requeriría exposición distal a la rama profunda para el extensor corto del dedo gordo. Puede ser necesario liberar
ambas ramas del retináculo extensor inferior.

 


Neuroma de Morton Neuroma Interdigital Plantar
 

El Neuroma de Morton es causado cuando un nervio es apretado. Este compresión usualmente se presenta como dolor entre el tercer y el cuarto dedo del pie. Unos zapatos muy pequeños pueden apretar juntos a los huesos. El nervio responde formando un neuroma, que es una formación de tejido extra en el nervio. Estos neuromas producen dolor que puede extenderse dentro de los dedos del pie.
El tratamiento usualmente involucra el uso de zapatos más anchos y tomar medicaciones oralmente para disminuir la hinchazón alrededor del nervio. Una almohadilla debajo de la planta del pie para separar los huesos es muchas veces beneficiosa. Su médico también puede inyectar corticoide alrededor del nervio. Si la dificultad continua, entonces es posible que se recomiende un procedimiento quirúrgico puede ser recomendado.



Los síntomas de este trastorno fueron descritos por primera vez por el pedicuro de la reina de Inglaterra Durlacher, en 1845, quien lo describió como una forma de afectación neurálgica que afecta al nervio plantar entre el tercer y cuarto metatarsianos". posteriormente, ésta entidad fue llamada después neuroma o metatarsalgia de Morton, debido a que T.G. Morton de Filadelfia en 1876 amplió la descripción y postuló que el neuroma era provocado por el choque de la rama digital común del nervio plantar externo del cuarto espacio interdigital contra las cabezas del 4º  y 5º metatarsianos.

Etiología: Se especula que como el nervio digital común del tercer espacio intermetatarsiano está formado por ramas del nervio plantar medial y lateral, esto hace que este nervio sea más grueso que los de los otros dedos, de tal manera que está sometido a traumatismos más frecuentes que los otros nervios. Por otro lado descansa sobre el tejido subcutáneo de la planta del pie y junto con una arteria y una vena. Sobre el nervio está el ligamento transverso metatarsiano profundo. Este ligamento es muy fuerte y mantiene los metatarsianos juntos y forma el techo del compartimento del nervio. En cada paso, el suelo empuja el nervio hacia arriba y el ligamento metatarsiano transverso profundo lo empuja hacia abajo, de esta forma el nervio se ve comprometido en este espacio provocando una neuropatía por atrapamiento del nervio plantar digital común, que lleva a una degeneración lenta de las fibras nerviosas. La causa de que aumente de tamaño no esta bien determinada.

La causa de que ocurra esta compresión durante el soporte de peso puede ser debida a: aplanamiento o caída del arco transversal del pie, píes planos, uso de tacón alto, uso de calzado apretado, etc. Esta teoría no es aceptada por todos.


Presentación Clínica:

Mas frecuente en mujeres que en hombres (4:1). El rango de edad oscila entre 18 y 60 años, pero es diagnosticado más frecuentemente entre los 40 y 60 años. Generalmente se presenta unilateralmente, pero la forma bilateral se da en un 15% de los casos. El espacio más afectado es el tercero (70%-80%), y en segundo lugar en el segundo espacio intermetatarsiano (20%-30%)(6).

El síntoma primario es el dolor localizado en la parte plantar del pie entre las cabezas de los metatarsianos. El dolor se caracteriza por ser usualmente de tipo quemante y se irradia a los dedos del espacio comprometido en el 60% de los casos; puede ser agudo o sordo. Los síntomas son agravados por las actividades que se realizan de pie, y más si el calzado es ajustado y con tacón alto. Se alivia con el reposo, al descalzarse o masajear el antepié.

Al examen físico se detecta dolor al palpar el espacio entre las cabezas de los metatarsianos del espacio afectado.

Signo de Mulder: El explorador agarra sosteniendo las cabezas del primer,  segundo, y tercer metatarsianos con una mano y las cabezas del cuarto y quinto  metatarsiano con la otra mano y empuja la mitad del pie hacia arriba y mitad del pie abajo levemente. En muchos casos de neuroma de Morton se provoca éste causan un clic  audible, conocido como signo de Mulder.

Radiografía simple: útil para descartar fracturas, luxaciones metatarsofalángicas o signos de artrosis.

Resonancia magnética: se utiliza para asegúrese de que la compresión no es causada por un tumor en el pie. La RM también determina el tamaño del neuroma y si el síndrome debe ser tratado conservador o quirúrgicamente, y en este último caso la cantidad de nervio que hay que resecar.

Tratamiento

Tratamiento Conservador: En la mayoría de los casos, el tratamiento inicial consiste en usar calzado amplio, blando, con poco tacón. La utilización de una plantilla, con soporte blando metatarsiano justo proximal a la cabeza de los metatarsianos, disminuye la presión sobre la región comprometida y ayuda a separar las cabezas de dichos huesos.

También se puede ayudar de antiinflamatorios no esteroideos. Los pacientes que no responden a las medidas anteriores se utiliza una infiltración un anestésico local y un corticoide para reducir al inflamación. conviene revisar al paciente después de una o dos semanas para valorar el resultado. Si la respuesta es positiva se puede intentar seguir con el tratamiento conservador y las medidas ortopédicas antes descritas.


Tratamiento Quirúrgico: Si bien la mayoría de los pacientes responden bien al manejo conservador inicial, Roger Mann describe que del 60% al 70% requieren cirugía. La técnica quirúrgica más utilizada es la resección del nervio interdigital mediante un abordaje dorsal con liberación parcial del ligamento intermetatarsiano. Esta vía de abordaje permite la carga precoz pero en algún caso puede provocar un cierto grado de inestabilidad por cortar el ligamento intermetatarsiano.

La otra vía de abordaje es la plantar, en la cuál la incisión se hace en la planta del pie. El paciente debe utilizar muletas cerca de 3 semanas y la cicatriz puede provocar incomodidad en la marcha. La ventaja del abordaje plantar es que el neuroma se puede ser alcanzado fácilmente y resecado sin cortar ninguna estructura.

En caso de un neuroma recurrente se utiliza un abordaje plantar.