Tendinitis poplítea

Anatomía

El músculo poplíteo está situado en la parte posterior de la rodilla, debajo del gemelo externo. Es un músculo pequeño, corto, aplanado y triangular. Está compuesto de una parte muscular y otra tendinosa.

La parte muscular del poplíteo se origina en la diáfisis de la tibia en el lado posteromedial, a nivel del labio superior de la línea oblicua y cara posterior de la tibia, por encima de la línea oblicua del sóleo. En el extremo opuesto el tendón se inserta en la parte inferior externa del fémur, el epicóndilo femoral lateral (en la fosa poplitea) y pasa por debajo del ligamento lateral externo que también se inserta en el cóndilo femoral lateral. Posee una bolsa serosa que se suele comunicar con la sinovial de la rodilla formando el llamado receso subpoplíteo.

Está inervado por el nervio ciático poplíteo interno y tibial posterior (L5).

Si nos fijamos en la ilustración se puede ver que el músculo / tendón se une con el ligamento popliteofibular, en una especie de "Y'. El ligamento se origina en la cabeza del hueso peroné, y el extremo opuesto se fusiona con el tendón del músculo poplíteo, ya que se inserta en el epicóndilo lateral del fémur. Como se puede ver los músculos, tendones y ligamentos están íntimamente relacionados entre sí.

El ligamento popliteoperoneo desempeñar un papel pasivo directo en el fortalecimiento de esta región de la rodilla, pero el músculo también desempeña un papel activo en la estabilización lateral de la rodilla impidiendo el desplazamiento en varo y también tiene un papel específico  activo de desbloquear la rodilla, cuando una persona está de pie tiene la rodilla bloqueada. Cuando una persona está de pie relajado y con las rodillas rectas, las rodillas no ceder porque está bloqueada en extensión [explicar este poco más]. Cuando el músculo poplíteo se contrae, puede liberar el bloqueo y permitir el movimiento normal de nuevo de la rodilla.

El poplíteo también tiene algunos otros elementos más  sutiles. El músculo poplíteo está vinculado al menisco lateral. Diminutas hojas fibrosas (o fascículos) lleguen efectivamente a partir del tendón poplíteo para insertarse en la parte posterior del menisco lateral, y desempeñar un papel en la estabilización del movimiento del menisco externo.

Esta relación íntima del tendón del músculo poplíteo al menisco lateral permite que el tendón del músculo poplíteo tenga que de hecho penetrar a través de la cápsula en la parte posterior para entrar dentro de la articulación de la rodilla. Durante la cirugía artroscópica el tendón se puede ver en el interior de la cavidad articular en su ruta, detrás del menisco lateral a medida que pasa hacia arriba para unirse al cóndilo. 

El músculo poplíteo actúa como flexor y rotador de la pierna, y junto con el ligamento poplíteo limita el desplazamiento anterior del fémur junto con el ligamento cruzado anterior. Cuando la pierna esta apoyada en el suelo, este músculo interviene como iniciador de la rotación, rotando lateralmente el fémur. También desempeña un papel importante en la dinámica de la rodilla, moviendo hacia atrás el menisco externo

 


El tendón poplíteo evita las torsiones hacia fuera de la mitad inferior de la pierna durante la carrera. La carrera en descenso de pendientes y la excesiva rotación del pie hacia dentro (pronación) tienden a aumentar el desplazamiento femoral anterior y la tensión sobre el tendón poplíteo, creando en ocasiones dolor e incluso provocar desgarro.


Etiopatogenia

La potencia entre los músculos extensores y  flexores de la rodilla tiene que estar equilibrada. Si la fuerza de los flexores no es de al menos un 70% de la fuerza existente en los extensores de la rodilla se produce una descompensación y en estos casos es mas fácil provocarse lesiones.



 

La hiperpronación o excesiva carrera cuesta abajo son factores favorecedores en la aparición de la tendinitis poplítea ya que tienden a aumentar el desplazamiento femoral anterior y la tensión sobre el tendón poplíteo

El tendón poplíteo se inflama y duele debido al uso excesivo. El tendón poplíteo entra en contacto inmediato con la cápsula articular, una serie de ligamentos y tendones, y los huesos de la rodilla. Con cada movimiento de la rodilla, el tendón poplíteo se desliza más allá de estas partes, que pueden irritar el tendón. La irritación crónica conduce a la inflamación del tendón y las estructuras circundantes, con el desarrollo gradual de la tendinitis poplítea. Las lesiones por uso excesivo del tendón poplíteo se producen cuando se repite una actividad en particular (por lo general correr, saltar o de alto impacto) hasta que haya microlesiones de los tejidos que componen la sustancia del tendón. Esto provoca la aparición de hinchazón,  inflamación y dolor.

Manifestaciones clínicas y diagnóstico

El tendón del músculo poplíteo es sensible a la actividad y con el uso excesivo puede inflamarse (tendinitis) y causar dolor en la parte posterior de la rodilla, agravada durante las sentadillas profundas y particularmente cuando se corre cuesta abajo, se manifiestan a lo largo de la cara externa de la rodilla. La inflamación puede empeorar si a pesar del dolor se continúa con el ejercicio. Con el tiempo, se van provocando microlesiones que pueden causar la formación de un tejido cicatrizal de mala calidad. Este tejido cicatrizal puede producir dolor crónico y cada vez que se hace ejercicio. La tendinitis crónica puede requerir semanas para su total curación.

En la exploración la sensibilidad se encuentra en la zona de debajo del epicóndilo lateral y por encima de la línea de la articulación de la rodilla. El dolor parece situado profundamente en la rodilla.

El paciente también puede tener dificultad para extender completamente la rodilla.

El dolor de la tendinitis del poplíteo a menudo se puede provocar con la flexión de la rodilla mientras el tobillo descansa en la espinilla de la otra pierna en una posición en figura-de 4. En esta posición el tendón se encuentra justo delante del ligamento lateral externo de la línea articular. Si se tira del tobillo hacia la nalga en esta posición a menudo causa dolor.

Exploración

Sentado en una mesa con las piernas colgando, el dolor también puede ser provocado cuando el examinador gira el pie y la tibia hacia afuera.

El diagnóstico se puede hacer mediante la maniobra o test de Garrick, como se puede ver en esta imagen, en el que se determina la causa del dolor posterolateral de la rodilla

Hay dos tests que pueden ayudar a determinar la causa del dolor en la parte posterolateral de la rodilla. Si el tendón del poplíteo está inflamado, una prueba de Garrick o una fuerza externa pasiva suele reproducir el dolor posterolateral de la rodilla  (A), El paciente está en decúbito supino, la cadera y la rodilla están flexionadas a 90º, y se rota la pierna internamente. Se le pide al paciente que trate de mantenerlo en esta posición, mientras el examinador aplica una fuerza de rotación externa. Una maniobra alternativa (B) es  cuando el médico aplica una fuerza externa pasiva con la pierna en la misma posición.

Diagnostico diferencial

Hay que hacer diagnostico diferencial con las causas de dolor en la parte posterior de la rodilla

viñeta

Quiste de Baker.

viñeta

Lesiones del cuerno posterior del menisco medial

viñeta

Tendinitis del bíceps femoral: El dolor se experimenta en la parte posteroexterna de la rodilla.

viñeta

Tendinitis del gastrocnemio: El dolor puede ser experimentado en la cara interna o externa de la parte posterior de la rodilla.

viñeta

Otras causas menos comunes de dolor en la parte posterior de la rodilla.

viñeta

Aneurisma de la arteria poplítea: Esta condición ocurre generalmente en personas mayores y la causa suele estar relacionada con la edad, con la pérdida de elasticidad y el endurecimiento de la pared arterial. Con la dilatación del aneurisma se puede producir compresión local y  dolor, pero los síntomas más importantes pueden ser el resultado de que se formen coágulos en las paredes y que se suelten hacia la parte inferior de la pierna, impidiendo el suministro de sangre e inicialmente provocar un síndrome de claudicación intermitente (con dolor en la pantorrilla y los pies al caminar ) y posteriormente una obstrucción arterial provocando una isquemia con un pie de blanco frío (que es una emergencia médica).

viñeta

Lesiones de la esquina posterolateral: La esquina posterolateral es la región en el aspecto exterior de la parte posterior de la rodilla donde varias estructuras contribuyen a la estabilidad de la rodilla. Siempre hay una historia de un traumatismo grave seguido por dolor y sensación de inestabilidad de la rodilla. 

Tratamiento

El tratamiento empieza por evitar la actividad agravante. Si la zona no está muy inflamada, puede ser posible relajar el músculo y la fascia adyacente. Alternar el hielo y el calor, como se describe para otras lesiones por uso excesivo, puede ayudar a aumentar el flujo de sangre y quitar el exceso de líquidos inflamatorios.  El hielo provoca una vasoconstricción, lo cual ayuda a disminuir la inflamación. Introducir hielo picado en una bolsa plástica y envolverlo en una bolsa en una toalla y aplicar sobre la zona inflamada durante 15-20 minutos teniendo en cuenta evitar la producción de quemaduras y lesiones del nervio ciático poplíteo externo que pasa por  la cabeza del peroné, por el frío.

La tendinitis del poplíteo ocurre por una excesiva pronación o por correr cuesta abajo, por lo tanto se recomienda el uso una cuña varizante en el calzado (cuña de forma triangular que se coloca en la mitad medial del espacio entre el talón y el cuerpo del calzado) o una ortesis para limitar la pronación. Se debe evitar el ejercicio en carrera hasta que se pueda realizar sin dolor, evitando el descenso de pendientes durante algunas semanas más.

También son útiles los masajes para estirar el tejido y atraer calor a la lesión para aumentar la circulación de la sangre.

El ultrasonido para aumentar el flujo de sangre hacia el área afectada, ayuda a que la tendinitis mejore con más rapidez.

Las plantillas para el calzado, especialmente una cuña triangular colocada a nivel de la parte interna del talón (cuña en varo), ayudan a mantener el pie a salvo de rotaciones hacia dentro.

En los casos refractarios se puede beneficiar de una infiltración local con esteroides.

Ejercicios de estiramiento de los músculos poplíteos

La rehabilitación se inicia con ejercicios de estiramiento. Los estiramientos relajan los músculos, especialmente los de la corva, ubicado el parte posterior del muslo. El estiramiento también disminuye el estrés sobre el tendón poplíteo.
Para estirar el músculo poplíteo, que es un músculo que ayuda a flexionar la rodilla rotando la pierna. hacia dentro Por tanto, hay que ponerse con la pierna estirada y el pie rotado hacia fuera y mantener el estiramiento hasta 20 segundos. Se debe evitar ponerse en cuclillas o sentarte sobre las piernas cruzadas, pues estas posturas dañan el tendón poplíteo.

Ejercicios de fortalecimiento de los músculos poplíteos

Los ejercicios de potenciación empiezan cuando la tendinitis haya mejorado. Hay que ir aumentando progresivamente la cantidad de peso que se pone sobre la pierna afectada. En ningún momento se debe sentir dolor.

  1. En la pierna afectada poner un lastre tipo tobillera de unos 2 kg, tumbarse boca abajo en el suelo y realizar flexiones de la pierna hacia el glúteo de forma suave y lenta, sin movimientos bruscos. Realizar 2 series de 12 repeticiones. Sería recomendable iniciar el ejercicio con la realización del mismo, sin lastre, para calentar la zona.

  2. A la semana se realizará el mismo ejercicio pero en esta ocasión de pie y flexionando la pierna hacia el glúteo con una carga igual a la utilizada en el ejercicio anterior, lastres de 2 kg. Realizar 2 series de 12 repeticiones, iniciando el ejercicio con una realización del mismo sin lastres para calentar la zona. Se puede combinar esta recuperación con rodajes al 50% de intensidad y de no más de 30 minutos.

El ciclismo es una buena alternativa de ejercicio durante el período de curación.